Cinco (5) pasos para superar una dificultad
14 septiembre, 2017
Mujer expande sus brazos soltando la razón frente al mar
¿Tienes la razón?
12 octubre, 2017
Show all

¡Es urgente aprender a amarnos!

¡Es urgente y no estoy exagerando!

Estoy tan sólo haciendo un llamado a nuestra sociedad, a quienes me leen, especialmente a las mujeres, a que por favor, por lo que mas quieran, se amen profundamente como nunca nadie las ha amado.

Esta semana he sentido la necesidad inminente de escribir sobre este tema, pues de los casos que llegan a mi consulta, sin duda la mayoría son mujeres con una historia de maltrato emocional, físico, mujeres que se sienten solas, otras manifiestan la frustración que les invade por repetir una y otra vez la misma historia en sus relaciones de pareja  y otras tantas sobreviven a la desilusión de simplemente no encontrar el amor.

Con toda certeza la vida me está haciendo un llamado y lo acepto con amor y agradecimiento, pues no es casual que se me encomiende la tarea de acompañar a estas hermosas mujeres, cuando justamente este ha sido el aprendizaje más valioso de mi vida hasta ahora.  Un aprendizaje en el que he podido verificar en mis resultados, cuán importante y maravilloso ha sido priorizarme, amarme y hacerme cargo del único ser sobre el cual tengo absoluta responsabilidad: YO.

 

La falla del sistema: Si te amas eres egoísta!

Esta es la gran falla del sistema de creencias que nos han instaurado desde niñas:  Si te amas, eres egoísta.  Máxime en una sociedad en la que aún predomina el machismo, y en la que se nos enseña a atender, complacer, adular, agradar, dar de forma compulsiva y sacrificar por los otros, aún con mayor razón si de un hombre se trata.

Adicional a esto hemos crecido con otras múltiples creencias como: “El matrimonio es para toda la vida”, “El hogar depende de la mujer”, “Todos los hombres son iguales”, “Mejor malo conocido que bueno por conocer”, “La familia es lo primero”, entre otras tantas que resuenan en nuestro inconsciente cuando de tomar una decisión por nuestro bienestar se trata.

Es hora de replantearnos el concepto de egoísmo que enseñamos a nuestros hijos, no sólo a través de lo que les decimos, especialmente a través de nuestro ejemplo.  Bien dice el autor del libro Inteligencia Emocional, Daniel Goleman: “Los niños aprenden inteligencia emocional en la vida real”

Guarda esto en tu disco duro de una vez por todas: Egoísta no es aquel que se ama a sí mismo, egoísta aquel que pretende que los demás cambien para satisfacer sus expectativas o sus demandas emocionales.

 

Este es el ejemplo con el que muchas mujeres nos hemos educado.

Les contaré una historia, he cambiado los nombres por respeto a la identidad de las personas:

En la casa de una amiga organizaban la jerarquía por género, y cuando llegabas, en la nevera estaba la lista en el siguiente orden: 1. Rodrigo (El padre). 2. Mateo (El hijo mayor). 3. Julián (El tercer hijo). 4. Paco (El perro). 5. Roro (El loro). 6. María (La madre) y 7. Anita (La hija número 2).  ¡NO ES BROMA! Así tal cual se priorizaban las necesidades, todo esto permitido por María, quien seguramente provenía de otra familia en la que las mujeres tenían menos autoridad que las mascotas (si estas eran machos).  ¿Se imaginan ustedes con las creencias que se educó Anita?  ¿Una niña que debía ayudar sola a su madre, cocinar para todos y “correrles” siempre que los hombres la necesitaran?

Lo mas impactante es que vemos estas situaciones sin asombro alguno.  Un día le preguntaba a una consultante como había sido la relación entre sus padres y me respondió: “Buena, ellos estuvieron juntos hasta que papá murió”.  Sin embargo, como sé que los seres humanos nos engañamos con nuestras historias, indagué un poco más sobre ese tema y salió a la luz que desde que su madre se casó con su padre, no volvió a salir de casa, así que poco a poco, fue optando por usar la ropa de él, anulándose a tal punto, que nunca mas compró ropa para ella.  Incluso, en ese momento, mi consultante iba tomando consciencia sobre la sensación de alivio que percibía en su madre desde que ella enviudó, y como poco a poco estaba recuperando, de la mano de sus hijos, la alegría de vivir.

Podría escribir un libro de historias similares, es doloroso que como sociedad avancemos en tantos frentes y no le demos importancia a educarnos en inteligencia emocional, en prepararnos para relacionarnos desde la independencia afectiva, siendo estos temas primordiales e inherentes a la felicidad del ser humano.

 

El primer paso hacia el AMOR PROPIO es  reconocer que NO SABEMOS.

Considero que el primer paso hacia el AMOR PROPIO, es reconocer, ante situaciones como estas, que NO SABEMOS amarnos.

Pues sólo así nos abriremos a la posibilidad de buscar un acompañamiento adecuado para desaprender los patrones que nos han llevado a donde estamos y aprender herramientas que, mediante la práctica, nos conduzcan a tomar decisiones sabias y amorosas con nosotras mismas.

Y hablo de acompañamiento porque en la lucha contra el machismo, creemos saber como liberarnos de el y nos vamos al otro extremo: el feminismo, ese lugar desde el cual nos rebelamos contra las estructuras, nos desconectamos de nuestra esencia y nos movemos a una polaridad tan masculina, que inconscientemente, nos cerramos a recibir, a ser amadas, frágiles, consentidas, protegidas, cuidadas, apoyadas, como biológicamente debería ser, de allí que en este momento de la humanidad se diagnostique a tantas mujeres con cáncer de seno, pues como señala el Enric Corbera Institute: “La función principal de las mamas es la proteger y alimentar al bebé después del nacimiento. Pero para que esto transcurra con normalidad, la madre debe sentirse a su vez alimentada, protegida, reconocida, apoyada, acompañada, etc.” 

Nos transformamos en una versión tan opuesta a la de nuestras madres huyendo de la posibilidad de ser como ellas, que terminamos absolutamente destrozadas, insatisfechas, enfermas, pues la carga que esto implica, a nivel familiar, social, laboral, y sobretodo emocional, es demasiado pesada para sostenerla en el tiempo.

 

Pasos para iniciar el proceso de amarnos a nosotras mismas.

Tú puedes iniciar tu proceso de amor propio siguiendo estos pasos:

  1. Dedica tiempo para ti, recuerda aquello que disfrutabas hacer de niña y hazlo en soledad, aquello que te hace sonreir. Saca espacio para ello en tu agenda y por favor no lo aplaces por nada ni por nadie, ¡consiéntete!
  2. Medita y conecta con el ser infinito que eres, en mi canal de YouTube encuentras meditaciones guiadas que te ayudarán en el proceso de abrir tu corazón, de sentirte y disfrutar la presencia que eres. Vuelve un hábito esta práctica tan sanadora.
  3. No hagas nada que no sientas que quieres hacer. Para ya de ceder frente a las demandas de los que te rodean, dejándote para el final.  Si los has acostumbrado de esta manera, deberás hacer el proceso inverso ahora.
  4. Aprende a poner límites y a no permitir que los otros tomen decisiones sobre tu tiempo, tus actividades, tu vida. El respeto es algo que se obtiene cuando te respetas a ti misma.
  5. Practica decir NO cuando quieras decir no. Suelta la necesidad de complacer a todos los que te rodean. Créeme que no dejarán de amarte, se quedarán a tu lado aquellos que te aman genuinamente por quien eres y no por lo que haces por ellos.
  6. Conecta con tu intuición, permite que tu corazón te guíe, escúchate!
  7. No culpes a nadie por tu vida ni mendigues amor, encuéntralo en ti. Suelta el papel de víctima, no te ayudará en nada, solo terminará de hundirte.
  8. Conoce tus miedos y limitaciones, tus motivaciones y deseos inconscientes, el Eneagrama es una excelente herramienta para ello, de este modo haces más eficiente el proceso de reconocerte y amarte como eres. “Cuando aprendemos a conocernos, en verdad vivimos” Schüller.
  9. Cuida tus palabras, no hables mal de ti ni de nadie, el poder de las palabras es incalculable.
  10. Perdónate, la compasión empieza por ti. Frente a las dificultades, aprende a gestionar tus emociones, en este artículo te regalo unos pasos para hacerlo.
  11. Practica cada día mirarte al espejo y decirte cuanto te amas.
  12. Agradece el presente, la vida misma, todas tenemos algo que agradecer, esto elevará tu energía al iniciar tu día.
  13. Lee, escucha información de amor propio que te reafirme en el proceso. Libros, videos y artículos de autores como Louise Hay, Daniel Goleman, David Hawkins, Joan Garriga, Marianne Williamson, entre otros, te serán de gran utilidad.
  14. Inicia un proceso de toma de consciencia de tus heridas de infancia y tus patrones ancestrales. Toma las riendas de tu vida y enfócate en sanarlos, pues hay bloqueos inconscientes y lealtades invisibles al clan, que nos hacen repetir una y otra vez las mismas historias.

Nota: Te recomiendo que revisar tus historias no te sirva de justificación para lo que te permites, pues hay suficientes herramientas, como la Bioneuroemoción o las Constelaciones familiares, para tomar consciencia de estos patrones y liberarlos.

 

No atraemos lo que queremos, atraemos lo que somos.

Dice Enric Corbera, creador de la Bioneuroemoción: “A toda mujer que se maltrata, le llega su maltratador”. 

Y no tengo duda de ello, pues he verificado en mi propia experiencia, la magia de amarme como nunca nadie me ha amado, de sentirme completa, de no necesitar a nadie para sentirme feliz.

Hoy, gracias a este proceso, que igual sigue siendo mi prioridad número UNO, disfruto una relación de pareja sana, tranquila, en la que podemos relacionarnos sin chantajes emocionales ni exigencias afectivas.  Una relación en la que, completos, compartimos en armonía la felicidad que cada uno de nosotros vive desde la individualidad, sin pretender que sea el otro quien le haga feliz.

 

No es imposible, aunque requiere disciplina, constancia y determinación.

Al principio vemos todo esto como algo imposible de realizar, sin embargo, es un re-entrenamiento de nuestra mente y nuestros hábitos, que luego fluye por sí solo y se vuelve parte de la cotidianidad.

Si te identificas con lo que acabas de leer y esta información resuena contigo, no post-pongas mas tu felicidad y priorízate!  Gastamos dinero en todo lo externo, ropa, lujos, viajes, y nos negamos el regalo de lo que es realmente importante, nuestra propia felicidad.

 

Cuídate, valórate, ámate.

 

María del Mar Ríos Rivera.

Coach de vida.

2 Comments

  1. yamiled dice:

    Hermoso…..gracia por todas las palabras……son sabias

  2. Luis dice:

    Excelente!! Eres un regalo de dios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.