En este espacio encontrarás artículos en los que combino mi experiencia de vida, la información que he aprendido en este camino y casos propios y de consultantes en los que te explico como trabajando en ti, puedes verificar un avance significativo en todas las areas de tu vida.


Estamos confundidos, quise escribir sobre este tema porque cuando aún no comprendemos conceptos espirituales como las máscaras del ego, la Unidad o el Amor real, nos cuesta discernir si nos amamos o simplemente estamos aferrados al personaje que hemos construido.


Yo misma estuve muy confundida por años con respecto a si me amaba o no, si era feliz o no, si estaba haciendo las cosas bien o no, pues vivía en automático de manera tal que tenía una idea resignada que me decía: “Nadie es feliz, la felicidad no existe, hay personas peor que tú, no pierdas lo seguro por lo desconocido”.

Es más, recuerdo una vez que cuando le conté a unos amigos que pensaba separarme por múltiples circunstancias, uno de ellos me dijo: “comadre, todos los hombres somos iguales, mejor malo conocido, tengo muchas amigas solas porque se separan y se encuentran tipos peores que sus ex parejas”, y confieso que me llené de miedo, ¡por poco y le creo!

Hace unos años trabajaba en mi propio negocio, una empresa de consultoría exitosa, viajaba constantemente, me rodeaba de personajes importantes en el ámbito social, político, empresarial, estaba siempre elegante, muy “entaconada” y bien arreglada, siempre corriendo, agotada, sin tiempo para mí porque debía cumplir con mis múltiples compromisos, sumado esto a los deberes con mis hijos, la casa, la familia perfecta ante el mundo…

Cuando alguien me preguntaba cómo estaba, yo respondía: “estresada”, ese era mi estado natural, además, así de paso alimentaba mi ego, pues si estaba estresada, ocupada, montada en un avión y con trabajo hasta la madrugada, esto de verdad me hacía sentir más importante que el resto...

El personaje que interpretaba entonces era una mujer simpática, agradable, responsable, muy afanada, una mamá que no fallaba a nada así llevará el portátil y el celular al partido de béisbol o al viaje de vacaciones. Pues yo misma decía: “No puedo darme el lujo de parar”. Y claro, era tan “importante” que esa actitud me daba estatus, lo que no sabía era que mi alma estaba pidiendo a gritos que me detuviera, que era urgente hacer un alto en el camino y cuestionar la vida jactanciosa e infeliz que estaba llevando hasta ese momento.

De un momento a otro empecé a sentirme vacía, más vacía que nunca, ya lo había sentido otras veces, aunque lograba entretenerme con amistades, los niños, un viaje, decorando la casa o con un exigente proyecto nuevo.


Sin embargo esta vez era diferente, se trataba de mi, ya no tenía que ver con nadie, ya no quería que nada afuera cambiara, ya no quería comprar ropa, ni cambiar de carro o de casa, pues me había dado cuenta que el vacío seguía en mi, ya no había nada, ningún logro externo que pudiera hacerme sentir feliz, y sabía que esto era mi responsabilidad, que debía emprender un viaje diferente, un viaje hacia adentro de mi, sin compañía, sola, a mis profundidades, a enfrentar mis miedos, mis monstruos, esos que me llevaban a actuar como lo hacía para ocultar la desconexión en la que estaba viviendo, y ya no se trataba de ir a una iglesia, lo hice muchas veces y a múltiples religiones, no, no se trataba de rezos ni ritos externos, sabía que había algo más y estaba dentro de mi, algo que debía alcanzar, lo que no tenía idea es que para ello debía cruzar un camino en el que descubriría muchas cosas que no sabía que existían, ni cómo afectaban mi capacidad de amarme y amar.


Así que la Vida en su sabiduría trajo a mi la información que me hizo comprender que mis interpretaciones se quedaban sin sustento alguno, de cara a la realidad de mis resultados.  Así que absolutamente comprometida conmigo, con el Ser de amor que me habita, me di a la tarea de aprender, comprender, desaprender, dedicarme tiempo sola, leer muchísimo, meditar fines de semana completos, practicar yoga, ir a sesiones con mi coach, habitar mi silencio, y poco a poco la serenidad y la alegría fueron regresando a mi sin siquiera darme cuenta cuando sucedió, simplemente todo empezó a tener un sentido diferente, ya no dependía de nada para sentirme plena, podía hacer mi trabajo con responsabilidad sin estresarme, y sentía como el amor por todo y por todos se expandía cada vez más…


 Me preparé, estudié con entrega y pasión, agradecida por todo lo vivido porque me ha permitido este aprendizaje maravilloso. Dejé mi ciudad y aquí estoy, viviendo cada instante enamorada de mi presente, disfrutando y valorando esta nueva vida, tranquila, armoniosa, abundante, que es simplemente el reflejo de mi interior. 


Ahora bien, te preguntarás: ¿Para qué toda esta carreta?


Sencillo, para que despiertes del letargo y comprendas que si es posible vivir feliz, para que te observes a través de mi historia y te des cuenta que si tus resultados de vida no te generan satisfacción, entonces, por mas que defiendas una careta o una zona de confort, NO te estás amando, para decirte que siempre, siempre está tu Poder interior esperando por ti. 


Muchos de los que te rodean continúan dormidos, por eso te dirán que no es posible, y no es verdad, tu única verdad te habita, tu única verdad es el Amor que eres, tu única verdad es que eres la Hija de Dios y que estás aquí para aprender a Ser Feliz.


Si sientes ese llamado de tu alma a recordar tu esencia divina, busca ayuda. Lee libros, medita, asiste a talleres, cursos, dedícate a ti, hazte cargo del único ser sobre el cual tienes verdadera responsabilidad: Tú.


 En mi canal de Youtube encuentras recursos para tu proceso, si quieres lista de libros solo pídemela al correo o si te interesa alguno de mis programas, estoy para servirte en amor profundo, con la certeza que tú y yo estamos unidas en Dios.


María del Mar Ríos

20 abril, 2018

¡Estamos confundidos y creemos que sabemos amarnos!

Estamos confundidos, quise escribir sobre este tema porque cuando aún no comprendemos conceptos espirituales como las máscaras del ego, la Unidad o el Amor real, nos […]
12 octubre, 2017
Mujer expande sus brazos soltando la razón frente al mar

¿Tienes la razón?

¡Siempre tienes la razón! Vivir desde la dualidad de la mente nos llena de tantos argumentos que siempre tendrás la razón… O al menos, eso crees. […]
26 septiembre, 2017

¡Es urgente aprender a amarnos!

¡Es urgente y no estoy exagerando! Estoy tan sólo haciendo un llamado a nuestra sociedad, a quienes me leen, especialmente a las mujeres, a que por […]
14 septiembre, 2017

Cinco (5) pasos para superar una dificultad

Quién no ha vivido una dificultad o un proceso confrontante? La respuesta es NADIE. Porque todos absolutamente todos vinimos a experimentarnos en este lugar y a […]
16 junio, 2017
experiencia espiritualidad transformación

Espiritualidad: una transformación que se vive día tras día.

En esta época, el internet y las redes son fuente inagotable de mensajes de todo tipo, esto permite que se difunda rápidamente información valiosa y también […]
31 mayo, 2017
persona no toxica naturaleza bosque paz tranquilidad

¿Eres una persona tóxica?

Hay muchas frases por allí en redes de gran lógica y sabiduría, otras no tanto. Una de ellas habla sobre cómo cuidar tu tranquilidad, tú buena […]